Comisiones Obreras del País Valenciano | 5 de agosto de 2020

Falta de voluntad política para aclarar un grave caso de acoso sexual en el Ayuntamiento de Godella

    Los hechos se remontan a 2016, pero cuatro años después y pese a la aprobación en 2018 de un ‘Protocolo contra el acoso’ (renovado en 2020), todo apunta a la caducidad del expediente por parálisis en su tramitación. Una conclusión inadmisible “que dice bien poco del compromiso real con la justicia y a la igualdad de derechos”.

    27/07/2020.
    Ayuntamiento de Godella

    Ayuntamiento de Godella

    Según el responsable del sector de la administración local de la FSC de CCOO PV, Juan Piqueras, el retraso responde a un sinfín de excusas burocráticas que solo encubren la falta de voluntad política de aclarar un caso gravísimo de acoso sexual”. El sindicalista denuncia lo que considera una hipocresía y una falta de respeto del consistorio a la dignidad de las trabajadoras y vecinas de Godella.

    “Cuando los discursos políticamente correctos no encajan con actuaciones posteriores, es obligatorio hacer una denuncia contundente que impida que se eternicen o queden sin respuesta conductas y actitudes que lesionan gravemente los derechos de las mujeres” aseguran.

    En 2016, en el Ayuntamiento de Godella se produjeron diversas agresiones machistas en el ámbito laboral por parte supuestamente de un empleado municipal hacia trabajadoras municipales, pero también vecinas de la población y usuarias de los servicios municipales. En octubre de ese mismo año, CCOO denunció los hechos consiguiendo la apertura de un expediente disciplinario que estableciera responsabilidades y tomara las medidas necesarias para que tales hechos no se volvieran a repetir.

    Han pasado 4 años y dicho expediente no se ha tramitado. La aprobación en 2018 de un Protocolo contra el acoso, que se vuelve a aprobar en Abril de 2020 no parece ser, a la vista de los resultados, más que un gesto para la galería sin ninguna efectividad ni consecuencia. Sólo un espejismo destinado a ocultar su irresponsable inactividad. Durante estos años, el presunto responsable de asediar, humillar y faltar al respeto de trabajadoras y ciudadanas de la localidad se ha mantenido en sus funciones, manteniendo el contacto incluso con la trabajadora afectada.

    En este tiempo, los numerosos escritos y recursos planteados desde CCOO al Ayuntamiento de Godella y también a la Diputación de Valencia, implicada también en la resolución del expediente, solo han encontrado justificaciones diversas y poco creíbles. “Resulta difícil no pensar en un sabotaje consciente y premeditado de un expediente imprescindible para hacer justicia y también para demostrar el compromiso real y no retórico de un ayuntamiento en la lucha contra la violencia machista, porque el acoso sexual no es más que una manifestación más de esta violencia que se fundamenta en la desigualdad de mujeres y hombres” concluye.

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.