El sistema de formación para el empleo castiga a las PYME valencianas

    Un Informe de CCOO pone de relieve que se ha reducido en un 5,45% el número de empresas en las que se realiza formación en el País Valenciano y que es en las microempresas donde menos trabajadores han podido acceder a ese derecho.

    08/08/2018.
    CCOO propone rediseñar la formación profesional

    CCOO propone rediseñar la formación profesional

    El sindicato ha analizado la evolución de la formación bonificada programada por las empresas en las diferentes comunidades autónomas, realizando una comparativa entre los años 2016 y 2017 a partir de datos de la Fundación Estatal para la Formación en el Empleo (Fundae). De este informe se desprende que en nuestro territorio se ha reducido el número de empresas que han realizado formación en un 5,45%, pasando de 39.066 a 36.935.

    Aunque el número global de participantes ha aumentado de 354.507 a378.311, ha sido fundamentalmente en la gran empresa, abandonando ese derecho por parte de las más pequeñas que tienen mayores dificultades para adaptarse a la reforma de 2015 impulsada por el Gobierno del PP. “Nos preocupa especialmente la reducción del número de participantes en la microempresas, de entre 1 a 9 personas en plantilla, que disminuye de 40.527 en 2016 a 38.895 en 2017”, asegura Ana María García, secretaria de Empleo y Formación de CCOO PV.

    Además, el número de horas se ha reducido en 316.836 (pasando de 5.901.804 a 5.584.968), y se ha reducido la duración media de las acciones formativas de 17 a 15. Esto demuestra, según García, la falta de compromiso empresarial a que los trabajadores y las trabajadoras puedan ejercer su derecho a la formación. Para el sindicato, estos datos evidencian el fracaso de la Ley 30/2015 y la necesidad de un nuevo acuerdo de formación profesional para el empleo, fruto del diálogo social.

    Muestra el Informe que tampoco existe igualdad en las oportunidades de acceso a la formación, ya que tan solo el 44% de las mujeres reciben formación. También hay un desequilibrio según el tipo de cualificación, ya que quienes la tienen más baja solo suponen un 24% del total, “cuando precisamente más la necesitan”, destaca Ana María García. En nuestra comunidad autónoma son miles de personas las que se quedan sin formación, ya que mientras el crédito dispuesto en la media del Estado aumenta ligeramente, en el País Valenciano se reduce de 43.843.560 en 2016 a 39.231.656 en 2017.

    En lo que sí existe uniformidad con el resto de Comunidades, es en el contenido de las acciones formativas, ya que en todas predomina la formación transversal, olvidando el carácter específico que determina y caracteriza el origen y naturaleza de la financiación de la formación en la empresa. Prácticamente en todas ellas, la mitad de las plantillas reciben cursos relacionados con seguridad y medio ambiente, con administración y gestión, seguidas de materias vinculadas a comercio y marketing.

    CCOO aboga por extender en el seno de las empresas la cultura de la formación y ampliar su acceso. Asimismo, la falta de control y capacidad reguladora para garantizar una formación útil, que responda a las necesidades de crecimiento de la empresa y a la promoción profesional, hace necesario garantizar los derechos de participación y consulta previa a la representación legal.

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.