CCOO PV en marcha por una sociedad de iguales #25N

    Todos los días son #25N, el sindicato estuvo presente en las cuatro convocatorias del movimiento feminista del País Valenciano visibilizando las brechas, el acoso, la discriminación y la falta de oportunidades reales o el incumplimiento de las medidas correctoras y de protección entre los retos de la acción sindical contra las violencias de género. 

    27/11/2017.
    Elche

    Elche

    El equilibrio emocional de tambores, consignas libertarias y silencios caracterizan el tono de la manifestación del Día Internacional por la erradicación de la Violencia hacia la Mujer. Este sábado, como cada 25 de noviembre, la marea violeta de otros años fue alternando aullidos de manada y rostros curtidos de mujeres con muchas marchas en la mochila con carros de bebé y voces esperanzadamente jóvenes que hacen suyas certezas antiguas “Patriarcado y capital, alianza criminal”.

    El asesinato de 8 criaturas y 48 mujeres a manos de sus parejas o exparejas en 11 meses echó el pulso al consumismo exacerbado en ciudades tomadas por unas horas por miles de personas conmovidas, convocadas por el movimiento feminista valenciano, para manifestar la repulsa a la violencia que se ejerce contra las mujeres. CCOO PV denunció que los recortes en derechos sociales y el gasto público han significado un retroceso importante en la lucha contra la violencia machista.

    Las primeras convocatorias fueron las de Alicante desde la Plaza la Muntanyeta y la concentración de Castellón en la plaza Mª Agustina, que se iniciaban en torno a las 18.30h. La concentración nocturna de Elche cerró los actos de una semana en la que la sociedad se avergüenza del silencio del resto del año.  La marcha en Valencia arrancaba pasadas las 19h desde la plaza de Alfons el Magnánimo, la secretaria de la Dona de CCOO PV, Cloti Iborra enfocaba en declaraciones a los medios la amplitud de las reclamaciones cobijadas bajo el paraguas de la convocatoria. “La lucha contra la violencia machista no de reduce a la insoportable bofetada” en referencia a la transversalidad del lema de una pancarta que reúne las aspiraciones de cualquier sociedad decente en la que merezca la pena vivir “Nos queremos libres, vivas y rebeldes”.

    Imposible leer todas las reivindicaciones, las denuncias, los deseos… durante todo el recorrido de la manifestación, cuajada de pancartas de asociaciones comprometidas en la erradicación de la violencia en cualquiera de sus manifestaciones, y de carteles individuales, visibilizando los riesgos de la falta de recursos, de la injustificable carencia de implicación individual, o de la urgencia de romper la correa de transmisión de mitos tóxicos: desde el amor romántico al mantra de las denuncias falsas.

    “Que en mi epitafio no ponga: os lo dije”, “Mujer NO me gusta cuando callas”, “Quien ama no mata”.... el #25N convoca actitudes de denuncia desgarrada, de celebración colectiva “Aquí estamos, las feministas” a la altura del Palacio de la Justicia, la bazucada atronando la calle Játiva, hasta el silencio hondo de la plaza del Ayuntamiento donde se leyó el manifiesto y se nombró a las asesinadas ausentes, y todas las causas y desafíos para que sus nombres no se borren de la historia y seamos capaces de educar en igualdad, de romper techos y coser brechas.

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.