Comisiones Obreras del País Valenciano | 19 de junio de 2019

CAMPANYA SMI

El servicio sanitario del centro penitenciario de Castelló, al borde del colapso

    Un médico y cinco enfermeros para atender a 680 internos las 24 horas del día, los 365 días del año. La merma progresiva de personal conforma una situación de emergencia sanitaria.

    07/06/2019.
    Centre penitenciari de Castelló

    Centre penitenciari de Castelló

    La sección sindical de CCOO del centro lleva más de dos años advirtiendo a la Secretaria General de IIPP la merma progresiva de personal sanitario que la prisión de Castellón está sufriendo. Ello tiene una grave repercusión en la atención a los internos, en el aumento de cargas de trabajo del personal y lo que ello conlleva: aumento de la conflictividad, anormal funcionamiento del establecimiento, aumento de la presión ya no solo sobre el personal sanitario sino también sobre el personal de vigilancia, etc.

    Este escenario conforma una situación de emergencia sanitaria. El personal que debe haber para su normal funcionamiento, recogido en la relación de puestos de trabajo del centro, es el siguiente: un jefe/a de los servicios médicos, 5 facultativos/as, 7 enfermeros/as, 4 auxiliares de enfermería, 1 farmacéutico/a y 1 administrativo/a. A lo que habría que sumar las visitas periódicas de psiquiatría, medicina interna, odontología y óptico.

    Sin embargo, solo hay un jefe de los servicios médicos en funciones, 5 enfermeros y un administrativo. Este contexto también obliga a que el médico tenga que hacer más del doble de las guardias localizadas de las que le corresponden, 15 al mes, incluidos 2 fines de semana. El resto está cubierto solo con personal de enfermería. El centro lleva más de un año sin psiquiatra ni internista, cuando el 39% de los internos sufre alguna patología psiquiátrica. Las vacantes no se reponen, las bajas laborales y vacaciones no se sustituyen. CCOO denuncia que con esta disminución del personal es imposible prestar un mínimo servicio.

    El personal de atención primera debe velar por la salud de los internos, por la prevención de la enfermedad, así como también realizar educación sanitaria y actividades de promoción de la salud. Sin embargo, con los medios actuales, el cuidado se está limitando ya a la asistencia a demanda y urgente, y algo de programada en enfermería.

    Riesgo psicosocial

    La no reposición de las vacantes por jubilaciones (previsibles) e incapacidades temporales (IT) de larga duración conlleva el exceso de cargas de trabajo (menos efectivos, mayor demanda sobre todo de los internos con patologías psiquiátricas y adictivas), y convierten una situación que hace años era puntual en estructural, después de más un año de continuo deterioro.

    Esto está suponiendo un verdadero riesgo psicosocial y de salud para los y las profesionales, como consecuencia del estrés, la ansiedad y la presión asistencial que tienen que soportar.

    CCOO exige que se solucione cuanto antes esta grave y, mientras tanto, se proceda a la contratación urgente de al menos 2 facultativos/as, 1 enfermero/a para sustituir IT de larga duración, 2 auxiliares de enfermería, así como y renovar los acuerdos asistenciales de psiquiatría e internista. Todo ello para evitar que la situación siga empeorando y lleguemos a no poder garantizar la asistencia a los internos.

    El sindicato advierte que el contexto aún puede empeorar más este verano, al quedarse sin ningún facultativo, situación de consecuencias totalmente impredecibles, puesto que nunca se ha dado, y de la que la única responsable será la administración penitenciaria.

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.