“Si no democratizamos la economía nos privatizarán la política” Bruno Estrada

    La secretaria de Formación Sindical y Fundaciones de CCOO PV, Inma Martínez Cañada ha presentado la primera sesión de trabajo de la XXIII Escola d’Estiu de CCOO PV, en la que el sindicato abordará durante dos días el nuevo marco de condiciones laborales en el País Valenciano, poniendo el foco en las raíces, efectos y retos de la precariedad.

    13/09/2018.
    Bruno Estrada e Inma Martínez en la primera ponencia de la XXIII Escola

    Bruno Estrada e Inma Martínez en la primera ponencia de la XXIII Escola

    La primera ponencia, a cargo del economista Bruno Estrada López, fundador de ‘Economistas frente a la crisis’, adjunto al programa de Relaciones Laborales de la UNED y adjunto al secretario general de CCOO, se ha centrado en el análisis de las causas del abuso de la contratación temporal en España, a partir del provocador título ‘¿Precariedad: epidemia o enfermedad inducida?’.

    El análisis de la evolución de la renta per cápita española de los últimos 10 años equipara los niveles de 2008 y 2017, nuestra capacidad de generar riqueza ha perdido una década, en la que el ritmo de destrucción y posterior creación de empleo no ha sido capaz de restituir los cerca de 1,4 millones necesarios para alcanzar las cifras previas a la crisis. Diez años después, tenemos menos empleo y más precario, peores salarios y mayor desigualdad.

    Estrada ha planteado tres posibles causas de nuestro desorbitado índice de precariedad: una especialización en actividades estacionales; un modelo de gestión empresarial que maximiza el valor accionarial; y una legislación favorable a la precariedad, sumada a los usos y costumbres del empresariado español.

    Según el ponente, el abuso de la contratación temporal en España apenas sejustifica por una mayor especialización en actividades estacionales, ya que la rotación se mantiene a lo largo del año y la diferencia con Europa es también elevada en actividades no estacionales, como la industria o la construcción. A su juicio, el modelo de gestión, mediante la externalización productiva y el abuso estructural del empleo temporal han sido fundamentales en el aumento de la precariedad, como la característica distintiva del mercado de trabajo español.

    La contratación temporal ha sido la principal vía de ajuste empresarial ante caídas de la demanda agregada. No en vano se trata de un mecanismo automático, barato y muy poco cuestionado por los trabajadores afectados, al que se ha sumado el debilitamiento y pérdida de influencia afiliativa y política de las organizaciones sindicales.

    Las consecuencias de tanta inestabilidad autoinflingida abarcan desde limitaciones en el incremento de la productividad y riqueza del país, hasta un aumento la desigualdad y la segmentación laboral o especialización productiva en actividades de bajo valor añadido. Una visión cortoplacista que pone en cuestión la capacidad competitiva de la economía española a largo plazo.

    En conclusión, los costes de la contratación temporal para el conjunto de la sociedad española, y para la propia eficacia de nuestra economía en el largo plazo, superan con creces a sus beneficios a corto plazo.

    Entre las propuestas planteadas para incentivar la estabilidad en el empleo y hacer frente al latifundismo capitalista que apalanca riqueza de forma ineficiente con grade costo a la economía del país, Estrada urge a aumentar la democratización de la economía “también en las empresas”.

    Para el ponente una de las claves está en la mejora de unos salarios que aumenten la capacidad de demanda más sofisticada. Una capacidad adquisitiva estable permite tomar decisiones de compra atendiendo a elementos intangibles, un valor añadido emocional que permite elevar el coste de aquello que producimos/adquirimos.

    Estas altas tasas de temporalidad y rotación desvinculan a la plantilla del futuro de la empresa, y hace casi imposible que participen en los programas de formación de las mismas, lo que limita la mejora de su productividad y afecta al crecimiento potencial de la economía. Esto tiene una especial relevancia en un momento en que la digitalización y la innovación tecnológica aplicada son retos urgentes y estratégicos de la economía española.

    Al respecto, Estrada reivindica como mejora estratégica una mayor participación de las plantillas en la organización y asignación de los beneficios empresariales. A su juicio, esta mayor capacidad de influencia en la reinversión de parte de la riqueza creada debería impactar en la capacitación del personal, en la innovación para mejorar la calidad de los procesos productivos, y con ellos las condiciones laborales.

    Accede al álbum de fotos de Facebook

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.